Análisis

¿Turquía está reconsiderando su posición sobre la cuestión del Sahara Occidental?

El 20 de diciembre de 2020, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, hizo una llamada telefónica a su homólogo argelino, Abdelmadjid Tebboune, para preguntarle por su estado de salud después de haber sido infectado por Covid-19 e informarle que Ankara estaba “lista para acompañar a su país en su proyecto de construir una nueva Argelia”.


A los ojos de muchos analistas, esta llamada fue muy importante por dos razones: en primer lugar, porque se produjo en un momento en que los grandes países árabes estaban del lado de Marruecos en la cuestión del Sáhara Occidental. En segundo lugar, porque coincidió con una ola de normalización con Israel, que Argelia considera una traición a la causa palestina.


En este sentido, Un alto funcionario de la institución de seguridad turco y un miembro destacado del partido del Gobierno de Turquía, Justicia y Desarrollo., confirmaron que Turquía está en el proceso de revisar su política exterior con respecto a la cuestión del Sáhara Occidental.


El mismo funcionario turco afirmó que la relación argelina-turca ha sido testigo de un salto cualitativo en los últimos años, ya que está a punto de convertirse en una relación estratégica.


Este funcionario turco atribuyó el cambio de la política exterior turca a un intento de los estados del Golfo Árabe de intervenir en la región y restringir las actividades de las empresas turcas, lo que llevaría a Ankara a revisar su posición sobre el tema del Sáhara Occidental.


Al comentar la reciente llamada telefónica entre Erdogan y Tabboune, el investigador de la Universidad de Oxford, Samuel Ramani, dijo en un tuit: “Turquía quiere hacer oír su voz y oponerse en parte a la tendencia pro-marroquí en el debate de la ONU sobre el Sáhara Occidental”.


Quizás el rasgo más destacado del cambio en las relaciones entre Marruecos y Turquía es la decisión de Rabat, en octubre, de afrontar lo que los medios marroquíes denominaron “la invasión turca del mercado nacional” con la aprobación por parte del gobierno del acuerdo de modificación del tratado de libre comercio entre los dos países, ya que se impusieron aranceles a los productos procedentes de “El país de Erdogan ”, según la descripción del sitio web marroquí Hespress.


Por su parte, el investigador argelino Malek Belkacem señaló que Argelia, en general, está completamente alejada de la política de bloques y alianzas circunstanciales, al afirmar que “la alianza de Marruecos con la entidad sionista es una amenaza para la región en su conjunto y es garante de la exportación de terrorismo y conflictos en el norte del Mediterráneo, y no debemos quedarnos de brazos cruzados ante estos peligrosos: se ha desatado la guerra de intereses”.


Fuente: Rsif22

Spread the love