Ruiz Miguel: «el incremento de las fuerzas armadas marroquíes constituye una amenaza para todos los Estados vecinos de ese país: España, Argelia, la RASD y Mauritania»

Carlos Ruiz Miguel.

En una entrevista con El Portal Diplomático, el catedrático universitario y especialista en el conflicto del Sahara Occidental, Carlos Ruiz Miguel, aborda las repercusiones de la creciente militarización de Marruecos sobre la zona;  y el rol que tendría un Estado saharaui independiente sobre la estabilidad en España.

El Portal Diplomático: ¿qué tipo de amenazas supone la creciente militarización de las Fuerzas Armadas marroquíes para España y si el Gobierno de Sánchez está preocupado por ello?

Ruiz Miguel: el incremento de las fuerzas armadas marroquíes constituye una amenaza para todos los Estados vecinos de ese país: España, Argelia, la RASD y Mauritania.


Es evidente que lamentablemente Marruecos no ha abandonado su proyecto territorial expansionista que ha tratado de llevar a cabo por la fuerza en diversas ocasiones desde que se formuló por el partido nacionalista marroquí. Por tanto, el aumento del número de armas, tanto aéreas, como terrestres o marítimas, constituye una amenaza concreta.

Lamentablemente, el Gobierno de Sánchez no muestra preocupación por ello. Aunque en honor a la verdad, el gobierno de Rajoy tampoco estuvo especialmente preocupado. Pero el hecho es que debiera ser un motivo de seria preocupación que debería conducir a un incremento del presupuesto del Ministerio de Defensa para desarrollar o, eventualmente, comprar nuevas armas.


El Portal Diplomático: ¿cómo se contrarrestan, desde España, las amenazas securitarias procedentes de Marruecos?

Ruiz Miguel: lamentablemente, en este momento no se transmite ningún signo en ese sentido. La Península y Canarias están protegidas, militarmente, por la OTAN. Perejil lo está por las garantías dadas por Estados Unidos tras el conflicto de 2002. El resto de territorios españoles norteafricanos están defendidos con las solas fuerzas españolas. No obstante, un ataque armado también presenta riesgos para Marruecos pues la respuesta española aún puede ser muy dura.
Por eso creo que, en este momento, es poco probable, aunque no enteramente inimaginable, un ataque armado.


El Portal Diplomático: ¿cree que, para España, un Estado saharaui independiente, como dijo el general de división Argumosa, supondría la contención de desafíos procedentes del sur, como la inmigración ilegal, amenazas terroristas, etcétera?

Ruiz Miguel: es evidente que es así. Es algo que yo ya he dicho hace muchos años, concretamente esa idea la desarrollé en un artículo publicado en 2006, hace 14 años. Si tenemos en cuenta, por ejemplo, que una parte de la emigración ilegal parte, con la complacencia marroquí, de las costas del Sahara Occidental ocupado, queda claro que la emigración ilegal podría desaparecer si enfrente hubiera otro actor político. En cuanto a las amenazas terroristas hay que tener en cuenta que sólo dejarán de tener efecto cuando España asuma el coste que tiene una política independiente.


El Portal Diplomático: ¿es más rentable para España, hablando de contener la amenaza marroquí, aumentar el gasto militar o fomentar el establecimiento de un Estado saharaui independiente?

Ruiz Miguel: ambas son vías convergentes. El reconocimiento de la República Saharaui tendría un coste, económico, menor, en mi opinión. Pero no implica necesariamente bajar la guardia en términos de defensa, teniendo en cuenta la agresividad del vecino. Dicho lo cual, no tengo duda de que el reconocimiento de la República Saharaui es una medida de mucho menor coste económico y de mucha mayor efectividad política.

Un comentario en «Ruiz Miguel: «el incremento de las fuerzas armadas marroquíes constituye una amenaza para todos los Estados vecinos de ese país: España, Argelia, la RASD y Mauritania»»

  1. Un estado saharaui representa el equilibrio de estabilidad en el norte de africa,los saharaui no pararán hata la creacion completa de la soberania.el estdo marroqui siempre nervioso y seguira no es una garantia de estabilidad ni para sur ni el norte africano

Los comentarios están cerrados.