Nueva Zelanda: la importación del fosfato saharaui por Ravensdown es una violación del derecho internacional

Abby Spilg-Harris.

La portavoz de la organización neozelandesa Justicia y Medio Ambiente  (Otepoti), Abby Spilg-Harris, afirmó que “la importación del fosfato del Sahara Occidental por parte de Ravensdown es una grave violación del derecho internacional y los derechos humanos”.

“La importación del fosfato saharaui, manchado de sangre, contribuye económicamente a la ocupación militar marroquí del Sahara Occidental, y agrava el sufrimiento del pueblo saharaui”, dijo Spilg-Harris.

En este sentido, la activista neozelandesa, quién efectuó sus declaraciones en el marco de una protesta por la protección de los recursos naturales saharauis, aclaró que “más de 118 Estados reconocen que la importación de riquezas subterráneas de los territorios no autónomos, se considera una flagrante violación de los derechos humanos”, pese de ello, continua Spilg-Harris, “Ravensdown, sigue ignorando el asunto”.

Asimismo, la organización neozelandesa Justicia y Medio Ambiente, reiteró su apoyo al derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación, y exigió a las empresas la suspensión de sus importaciones de fosfato saharaui, así como los acuerdos con OCP, la empresa marroquí de fosfato, encargada explotar las riquezas saharauis.

Cabe recordar que la organización neozelandesa Justicia y Medio Ambiente, organizó una protesta frente a la sede de Ravensdown, para exigir la paralización de sus actividades en el Sahara Occidental ocupado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *