Misiones Médicas Cubanas en el Mundo: 57 años de altruismo

Hoy, 23 de mayo, las Misiones Médicas Internacionales Cubanas en el Mundo, celebran su 57 Aniversario, que coincide con la fecha en la que la primera misión partió de La Habana rumbo a Argel, Argelia, el 23 de mayo de 1963, un año después del triunfo de la Revolución de Noviembre.

Aquella primera misión, compuesta por 56 voluntarios (29 médicos, 4 estomatólogos, 15 enfermeros y 8 técnicos), nació  impulsada por el deber de la Revolución Cubana y su comandante histórico, Fidel Castro, de aportar su grano de arena y cumplir con aquellos principios revolucionarios cargados de humanismo, ética y altruismo, para responder a las necesidades de Argelia, recién independizado y enormemente devastado por la nefasta obra del colonialismo francés.

57 años después, aquella misión, reducida en cuanto a su número y descomunal por la nobleza de su cometido, se multiplicó por doquier. Pocos son los países en el mundo que no se han beneficiado de la cooperación altruista médica cubana. Están los médicos cubanos en los rincones más remotos del planeta, en los que los propios gobiernos nacionales no quieren o no pueden atender a las necesidades de sus pobladores.

Lo cual, hizo que en la propia semántica de los pueblos, el término cubano sea sinónimo del médico. No es casualidad que en países como la República Saharaui y Mauritania el médico se llama al-cubi (el cubano), nombre común en otras zonas como Bolivia y demás países latinoamericanos, donde las comunidades solo conocieron médicos cubanos..

57 años después, los datos brillan por si mismos. En la actualidad hay más de 28 mil profesionales de la salud cubanos desplegados por 59 países. 26 brigadas médicas destinadas a combatir el Covid-19 en 24 países, no solo del grupo en vías de desarrollo, sino en el propio corazón del continente europeo, Italia, especialmente, en la región de Lombardía.

La cooperación médica cubana no se limitó al envío de personal sanitario para atender a los problemas de salud en otros países, sino que incluyó la contribución en cuanto a la capacitación de los sanitarios. De esta forma, en las facultades de medicina de Cuba se graduaron más de 35 mil profesionales de 138 Estados.

A pesar del vil bloqueo y el embargo que azotó a los recursos y capacidades de Cuba, el país caribeño siempre estuvo en la vanguardia de la respuesta internacional a los distintos desafíos sanitarios. Ejemplo de ello fue la respuesta al brote del ébola, cuya efectividad fue reconocida por el ex presidente estadounidense, Obama. En la actual crisis sanitaria, los profesionales cubanos están protagonizando otra épica inolvidable.

Hace escasas semanas, Cuba celebró el 43 Aniversario de su brigada médica en los campamentos de refugiados saharauis. Una misión que apaciguó el sufrimiento de un pueblo perseguido por la maquinaria represiva marroquí.

Actualmente, el combate del covid-19 en la RASD lo diseña y efectúa, junto con las autoridades saharauis y los sanitarios argelinos operantes en el hospital de campaña hecho por orden del presidente Abdelmajid Tebboune, profesionales de la salud cubanos residentes en los campamentos.

Las propias instituciones sanitarias y el sistema de salud saharaui en general funciona sobre la base de personal capacitado en Cuba.

En fin, si la mayoría de países usan la cooperación como moneda de cambio, y ayudan selectivamente, es decir, solo a los aliados, Cuba, por su humanismo, atendió a las dificultades de todos aquellos países que solicitan su ayuda, independientemente de sus tendencias políticas.