Análisis

Marruecos acorrala a Ceuta y Melilla

El Puerto de Tánger, Marruecos.

El observador de la guerra de movimientos que sigue Marruecos con su vecino del norte, España, se da cuenta de que El Majzen ha entrado en la fase de acercar a Ceuta y Melilla desde todos los puntos de vistas, principalmente el económico. De esta manera, entre otras medidas, hace dos años aproximadamente, Marruecos decidió cerrar, unilateralmente, los puestos aduaneros que canalizaban las exportaciones de ambas ciudades hacia Marruecos.

La medida impactó inmediatamente sobre la economía de las dos ciudades y de los estándares de vida de sus habitantes. A modo de ejemplo, para el ex consejero de Hacienda de Ceuta, la ciudad ingresaba más de 700 millones de euros anuales gracias a las exportaciones a Marruecos, ‘contrabando tolerado’, según otras denominaciones. Por su parte, Enrique Alcoba, presidente de la Plataforma de Empresarios de Melilla afirma que dicho comercio es “el principal motor de la economía” de ambos enclaves.

Para el especialista en asuntos marroquíes, Ignacio Cembrero, el objetivo «detrás de estos argumentos económicos se esconden otros más políticos. El objetivo marroquí es asfixiar a ambas ciudades con, quizá, la esperanza remota de que se conviertan en una rémora para el Estado español que acabe entregándoselas a Marruecos pese a que la gran mayoría de sus 170.000 habitantes no lo desean».

Su opinión la comparten fuentes diplomáticas consultadas por El Portal Diplomático, que detallan que el objetivo principal de la construcción del Puerto de Tánger, a 20 kilómetros de Ceuta, se enmarca en la misma estrategia. Para ellos, Marruecos pretende quitar relevancia a ambas ciudades como puntos claves en el transporte marítimo y cobijo de muchas empresas que quieren contribuir menos a las arcas públicas. La medida “supondría la disminución de su valor estratégico que podría ser la razón por la que España llegue a renunciarlas», confirman las mismas fuentes.

El diplomático consultado por este medio argumenta su razonamiento sobre el hecho de que el Puerto de Tánger incluye una zona franca destinada a atraer a las empresas afincadas en Ceuta y Melilla al ofrecerles más incentivos fiscales.

La nueva política marroquí hacia Ceuta y Melilla se refleja en su tajante rechazo de que los reyes de España visitasen a dichas ciudades. Su última visita fue el 2007 y en la actualidad han sido excluidas de la gira de Felipe VI. Para el coronel de la Legión, Enrique de Vivero, la cancelación de la visita responde a las presiones del Mohamed VI sobre el Gobierno de España.

En fin, Marruecos ha entrado en una nueva fase en cuanto a su política hacia Ceuta y Melilla. El Gobierno de España no ha respondido a ninguna de sus acciones unilaterales. Mohamed VI interpretará el silencio de España como síntoma de debilidad.

Spread the love

1 Comment