Noticias

La Intifada de Zemla: medio siglo de la emergencia de la conciencia nacional saharaui

Manifestación saharaui en El Aaiun, 12 de mayo de 1975.

En esta ocasión en la que se conmemora medio siglo de existencia de la resistencia pacífica, que supuso el inicio de la creación de marco político que responde las aspiraciones del pueblo saharaui, es necesario sacar las lecciones pertinentes.

La intifada saharaui, desde Zemla en 1970 hasta la Intifada de Independencia en mayo de 2005, impuso un nuevo panorama que no puede ser ignorado. Reflejó la capacidad del pueblo saharaui de resistir y de entregar a miles de mártires, presos políticos y desaparecidos por sus objetivos nacionales.

Medio siglo de resistencia pacífica y militar saharaui es un reflejo de la fe del pueblo saharaui en su proyecto nacional.

España, como potencia colonial, ignoró las demandas del pueblo saharaui, maniobró y sigue maniobrando hasta el día de hoy con el fin de abortarlas. De esta manera, se crearon entidades paralelas con el PUNS, para diluir el movimiento nacional saharaui, y desligarse de sus responsabilidades históricas hacia un territorio que ha sido una provincia española mas.

A pesar de las adversidades, el pueblo saharaui y su vanguardia, el Frente Polisario, supo enfrentar a las maniobras foráneas e imponer el proyecto nacional en la esfera internacional, lo que se coronó con el reconocimiento de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD); y obtener los términos del plan de arreglo (la creación de la MINURSO para organizar un referéndum), después de demostrar que el ocupante marroquí no tiene la capacidad de implantarse vía la opción militar.

Al ver que la parte marroquí no cumple con sus obligaciones hacia el proceso de solución pacífica, el pueblo saharaui, en mayo del 2005, volvió  a articular formas innovadoras de resistencia que puso en jaque los planes del ocupante.

Hoy, 50 años después de la emergencia de la conciencia nacional saharaui y la desaparición de Basiri, el pueblo saharaui cuenta con un importante saldo de victoria militares, políticas y diplomáticas, que reúnen las condiciones de la victoria y la imposición de la RASD sobre el territorio del Sahara Occidental.

El pueblo saharaui, con el aprovechamiento de los aludidos logros y experiencia nacional en todos los ámbitos, tendría la posibilidad de coronar su esfuerzo con una victoria eminente, especialmente al tener en cuenta la aguda crisis socioeconómica que vive Marruecos como consecuencia de la pandemia mundial del Covid-19.

No obstante, es pertinente hacer hincapié en la importancia de la necesidad de consolidar la unidad nacional y saber enfrentar a la ofensiva marroquí, cuyo objetivo es agrietar al la unidad del pueblo y su entidad política.

Por último, la ocasión es una oportunidad para renovar el compromiso adquirido con los mártires de la causa nacional; los presos políticos en las cárceles marroquíes; y el pueblo saharaui en general, sea en los campamentos de la dignidad, el las Zonas Ocupadas o en la diáspora.

Spread the love