El analista político Esteban Silva desvela los métodos de la diplomacia marroquí en América Latina

El político chileno Esteban Silva Cuadra.

En su entrevista con El Portal Diplomático, Esteban Silva, dirigente de Unidad Social y el Movimiento del Socialismo Allendista de Chile, aborda los métodos y maniobras de la diplomacia marroquí para suspender el reconocimiento de la RASD por parte de los países latinoamericano; la batalla por los recursos naturales saharauis; y el rol de la RASD como nexo entre el mundo árabe y África con América Latina.

Las prioridades de la diplomacia marroquí en América Latina

En cuanto al modus operandi de la diplomacia marroquí, el político chileno desvela que “en América Latina y el Caribe la monarquía marroquí tiene como objetivo bloquear las relaciones del pueblo saharaui, desprestigiar al Frente Polisario como interlocutor y bloquear el reconocimiento a la RASD. Marruecos intenta impedir, por un lado, el reconocimiento de la RASD por parte de los gobiernos latinoamericanos y por otro lado, ante los países que mantienen relaciones diplomáticas con la RASD presiona activamente de múltiples maneras buscando paralizar, revertir o congelar las relaciones institucionales y la cooperación con la RASD. Su presencia en la región más que estar centrada en sus propias relaciones bilaterales prioriza la implementación de una estrategia de bloqueo y ataque permanente contra los saharauis y sus relaciones en América Latina y el Caribe».

“La trazabilidad de esta conducta es clara, en los últimos 20 años Marruecos ha abierto embajadas e intensificado su actividad en la región como reacción y respuesta frente al avance y dinamismo de la política exterior saharaui”, afirma Esteban Silva, antes de aclarar que la “gestión marroquí busca debilitar y neutralizar en la región el apoyo a la autodeterminación e independencia del pueblo saharaui buscando influir sobre las elites dominantes, sobre gobiernos, parlamentos, liderazgos empresariales y políticos vía ofrecimientos de supuestos beneficios económicos que nunca se materializan”. 

“Constantemente ofrecen viajes a Marruecos con todos los gastos pagados a parlamentarios, políticos y funcionarios gubernamentales. Mediante esos viajes y estadías y la cobertura de otras ‘necesidades’ para sus invitados se busca reclutarles para respaldar posturas tan deleznables cómo la ocupación ilegal del Sahara Occidental y su falsa tesis de autonomía contra el derecho a la independencia y ocultar de paso, las denuncias internacionales contra el saqueo ilegal de los recursos naturales de la nación saharaui», sostiene el dirigente de Unidad Social.

En este sentido, Esteban Silva, detalla que otro aspecto de la estrategia de Marruecos “consiste en silenciar y desvirtuar las denuncias sobre la violación sistemática de los derechos humanos del pueblo saharauis en los territorios ocupados y la grave situación en que se encuentran las y los presos políticos saharauis”.

A modo de ejemplo, el político chileno afirma que «en Chile hemos vivido varias situaciones como las descritas como el caso del ex diputado Roberto León, el que habiendo apoyado la independencia del Sahara Occidental pero luego de realizar misteriosos y constantes viajes financiados por Marruecos hoy les ‘asesora’ y escribe con fervor en los medios de comunicación de Rabat en defensa de la ocupación colonialista e ilegal del Sahara Occidental. Situaciones aisladas pero muy similares encontramos en otros países como es el lamentable caso del periodista peruano Ricardo Sánchez Serra, hoy convertido en un ‘viajero frecuente’ auspiciado por Marruecos como peticionista de la dinastía alauita en contra del pueblo saharaui ante la IV Comisión de Descolonización de la ONU en Nueva York. Capítulo aparte, merecería el análisis y trasfondo de las presiones y prebendas que dieron origen al congelamiento de las relaciones diplomáticas con la RASD perpetradas inconsultamente y de manera obscura por Nayib Bukele en El Salvador y por Jeanine Añez, presidenta de facto de la dictadura Boliviana”.

La labor diplomática saharaui.

Al ser preguntado por la actividad de la diplomacia saharaui para contrarrestar la tesis marroquí, el político chileno afirma que “bajo la conducción del Frente Polisario y en particular  bajo la dirección de Salem Ould Salek , Ministro de Asuntos Exteriores  y Coordinador de Relaciones Internacionales  del Frente Polisario, la diplomacia saharaui ha experimentado enormes victorias en la lucha sin armas que se libra en el campo internacional  buscando el apoyo, la solidaridad y la cooperación activa de  Estados y  gobiernos nacionales, regionales, municipios, parlamentos y organizaciones sociales  para generar una  correlación de fuerzas mundial para acompañar y sumar fuerzas para el cumplimiento de los Acuerdos de Paz y obligar al ocupante ilegal a respetarlos para realizar el bloqueado Referéndum de Autodeterminación y detener la brutal  represión sistemática  contra la población civil  saharaui que vive en cautiverio y bajo violencia en los territorios ocupados. Esta tenaz y constante lucha político-diplomática, representa, sin lugar a duda, una de las páginas más meritorias de la lucha saharaui de los últimos años”.

“En América Latina y el Caribe, las y los representantes del Frente Polisario, junto a embajadoras y embajadores de la RASD y a pesar de sus ínfimos recursos y medios pero armados de una gran convicción y tenacidad han librado y obtenido importantes batallas y triunfos diplomáticos en nuestro continente, contrarrestando así el millonario lobby de Marruecos”, dijo Esteban Silva.

 En este sentido, el dirigente de Unidad Social, razona que “a pesar de la fuerte presión contraria de las embajadas marroquíes y aliados, el pueblo saharaui ha sido objeto de cooperación y solidaridad tanto en los países con los cuales tiene relaciones diplomáticas como en aquellos que todavía no lo tienen y ha sido objeto de constantes Resoluciones de apoyo y solidaridad de gobiernos, parlamentos, partidos y organizaciones sociales”.

El político chileno Esteban Silva con el ex embajador de la RASD en Nicaragua, Mártir Suleiman Teyeb.

Nuevo frente en Chile para impedir el pillaje de los recursos naturales saharauis por Marruecos

En el marco de la batalla jurídica y política para proteger a los recursos naturales saharauis del robo marroquí, el movimiento chileno de solidaridad con la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) emprende acciones prácticas para obligar al Gobierno de Chile a interceptar las riquezas robadas del Sahara Occidental ocupado.

En este sentido, Esteban Silva, afirma que “desde la Asociación Chilena de Amistad con la RASD hemos realizado varias gestiones ante las autoridades marítimas chilenas cada vez que un barco proveniente de los territorios ocupados ha navegado en aguas jurisdiccionales chilenas portando carga ilegal que pertenece al pueblo saharaui”.

Al ser preguntado por su mensaje al Gobierno del presidente Sebastián Piñera, el dirigente chileno sostiene que “es deber de la autoridad marítima y portuaria chilena fiscalizar la carga de barcos que navegan por nuestras aguas o que recalan en Puertos Chilenos y que transportan, insisto, cargas ilegales para determinar cuál es su origen y destinos para contribuir a detener el saqueo de los recursos de la RASD. Debemos establecer y denunciar las rutas marítimas de la piratería del saqueo del Sahara Occidental”.

“Junto a diputados y senadores de la República, dirigentes de los trabajadores de nuestros Puertos y abogadas estamos construyendo estrategias para enfrentar de una manera integral el problema del paso de barcos en aguas chilenas con cargas ilegales”, apostilla Esteban Silva.

La RASD como nexo entre el mundo árabe y África con América Latina.

Por otra parte, el analista político y dirigente del Movimiento del Socialismo Allendista de Chile, en su respuesta de la pregunta de El Portal Diplomático sobre la importancia de la RASD como nexo entre el mundo árabe y África con América Latina, aclara “que la RASD ya juega ese nexo y rol en varios países de la región. Mirando el futuro la RASD puede jugar un rol muy relevante en nuestras relaciones con la Unión Africana (UA). Debemos construir grandes confluencias entre los estados y pueblos de la Unión Africana y América Latina y el Caribe, y en ese contexto, creo que las y los saharauis tienen una gran experiencia y vínculos que ofrecer a nuestros pueblos”. 

“Es fundamental sobre todo en la post pandemia del COVID-19, que podamos construir agendas conjuntas para luchar por soberanías alimentarias, por un intercambio y comercio justo, para reducir las desigualdades y avanzar en desarrollos autosustentables para nuestros pueblos. No tengo ninguna duda que eso pasa también”, finaliza Esteban Silva, dirigente de Unidad Social y el Movimiento del Socialismo Allendista de Chile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *