Análisis

El acuerdo entre Emiratos Árabes e Israel es una derrota de la estrategia de Mohamed VI

La revista especializada en asuntos árabes, Middle East Aye, argumenta que el acuerdo por el que Emiratos Árabes e Israel normalizaron sus relaciones diplomáticas, constituye una derrota de la estrategia del rey de Marruecos, Mohamed VI respecto a sus políticas hacia el Estado sionista.

El mencionado acuerdo que se inscribe en el plan de arreglo presentado por el presidente estadounidense Trump y su yerno Jared Kushner, pretende que Emiratos Árabes sea el país que desatase una cadena de reconocimientos de sus vecinos árabes del Estado sionista.

Por ello, el analista de Middle East Aye, razona que el acuerdo coloca a Marruecos en muy mala posición, ya que sus aliados israelíes quieren superar la fase de las relaciones encubiertas para llegar a establecer relaciones convencionales.

El mismo análisis argumenta que Marruecos se encuentra cómodo en mantener bajo secreto sus excelentes lazos con la entidad sionista, para no perder el apoyo del pueblo marroquí que se opone el acercamiento con Israel.

Middle East Aye, pronostica que la diplomacia marroquí caracterizada por la falta de toma de decisión respecto a lo que se denomina ‘acuerdo del siglo’, pondrá a la acción exterior del reino contra las cuerdas, por la exigencias de Israel de demostrar gestos visibles por parte del Estado marroquí.

Después de las presiones procedentes de los aliados de Israel, Marruecos decidió participar en la Conferencia Económica organizada por el equipo de Jared Kushner en Bahréin, que era el comienzo de la ejecución del ‘acuerdo del siglo’.

En este marco, agrega el editorial de Middle East Aye, la ambigüedad de Marruecos debilitaría su posición frente a sus aliados occidentales que exigirán una decisión similar a la del Estado emiratí.

Cabe recordar, en este sentido, que Marruecos pretendió colocar a la cuestión saharaui en la ecuación del conflicto palestino, proponiendo un reconocimiento de Israel a cambio de que EEUU reconozca su soberanía sobre el Sahara Occidental.

Spread the love

3 Comments