Análisis

El 12 de Octubre, fidelidad a la Nación Saharaui

“La mayor de las fuerzas no yace en los números,
sino en la unidad.”

Thomas Paine.

En estos momentos en que el Pueblo Saharaui celebra el 45 Aniversario del día de la Unidad Nacional, he querido que nos adentremos en las entrañas del tiempo, asimilar ciertas lecciones y sacar algunas conclusiones del pasado. En especial, las que reafirman la trascendencia del concepto de la unión para los pueblos y en particular para aquellos débiles y amenazados por la prepotencia de países que se arrogan el derecho a la agresión, y al pisoteo de sus vecinos.

Invariablemente, Las sociedades beduinas, una vez superada la fase de la atomización, y la adquisición de la conciencia de que la unión incrementa la fuerza de manera exponencial, superan el estadio de “Alasabia” ( lealtad extrema a la propia tribu y rechazo del otro). La dispersión crónica, se transforma en cohesión y comienza el avance imparable hacia estructuras superiores de organización y la gestación de los estados.

He aquí, Tres ejemplos ilustrativos en la historia, del nacimiento y auge de pueblos nómadas, que superando las divisiones tribales, irrumpen como estados, e imperios: los árabes en la península Arábiga, el pueblo Mongol en los desiertos de Mongolia, y los (Almurabitun) Almorávides en el desierto del sahara occidental y Mauritania.

Los árabes antes del advenimiento del mensaje unificador del islam, eran tribus errantes en el desierto de Arabia, vivían a la sombra de los grandes imperios de Persia y Bizancio; una sociedad que se auto-destruía por el filo de sus cimitarras y por sus mordaces poemas y diatribas. Por su belicosidad y constantes riñas, adquirían destreza en la guerra; arte refinado por la dureza del desierto y las frecuentes razias. Fueron constantemente utilizados como mercenarios, pasto en las constantes guerras entre estos imperios y condenados a vivir despreciados en la periferia. La unión, y un mensaje claro, hizo toda la diferencia, revirtió la situación y puso los dominios y tesoros de los imperios de Persia y Bizancio bajo los pies y las espadas de las tribus árabes. Lo que se consideraba turba incivilizada, se transforma como por ensalmo en uno de los imperios más refinados de la historia de la humanidad.

Las hordas de Mongolia, otro paradigma en la historia, en el que la división y las guerras tribales intestinas, consustanciales a un modo de vida, conducen siempre al desamparo, la debilidad y a la perpetua subyugación a dominios ajenos. Las tribus de Mongolia vivían en la periferia del imperio chino. Eran consideradas despectivamente bárbaros por la China imperial, y relegados a vivir en los inhóspitos desiertos y llanuras de Mongolia. La gran muralla de china, fue precisamente construida para mantenerlos apartados y controlados. Circunstancias propias de su dinámica interna, las tribus de Mongolia llegaron a la misma conclusión a la que habían llegado las tribus árabes de la península arábica cinco siglos antes: la unidad hace la fuerza. Las hordas, se convirtieron en un pueblo unido y asombrosamente crearon el imperio más vasto de la historia ( desde china hasta la Europa del este); circunvalaron la gran muralla, irrumpieron en china, la ocuparon, y crearon una de las dinastías más poderosas de la historia de china – la Dinastía Yuan (1279-1368).

El unificador de las hordas, Gengis Khan, solía reunir a sus hijos, daba una flecha al más fornido y le ordenaba a que la rompiese, éste lo hacía con toda facilidad; Seguidamente le entregaba un manojo atado de flechas y una severa orden de que lo rompiera con sus manos. La cohesión de las flechas impide la ruptura. Esa era la moraleja que quería transmitir a sus hijos. Gengis Khan les decía: “Mientras las hordas de Mongolia se mantenían unidas, siempre serán invencibles”.

los Almorávides (almurabitun), en el desierto del Sahara Occidental y Mauritania entre los siglo XI y XII llegaron también a la misma conclusión. Las tribus que componían a los Almorávides -Lamtuna, Gdala y Masufa- superaron el constante caos, disputas, razias y contra razias por el dominio de un pozo, un rebaño de dromedarios, o el control de la ruta de caravanas. Solo entonces, súbitamente, crearon un imperio que se extendía de Malí a la península ibérica. La misma formula y la misma conclusión: la unidad hace la fuerza y acelera el avance social y el progreso. Se autodenominaron (Almurabitun) Almorávides como repudio y rechazo a las denominaciones tribales que antaño simbolizaban la división y la debilidad.

Las sociedades beduinas están condenadas a dar saltos cualitativos en su desarrollo -de tribu a nación-, o la condena al vasallaje por otras entidades más avanzadas.
Con esta somera reseña, no se pretende dar una lección de historia – sería pretencioso- ni enjuiciar los actos de ninguna de estas civilizaciones, pero sí, llegar a una conclusión de que toda esta experiencia humana en diferentes periodos históricos es extrapolable a nuestra situación. ¡sin nuestra unión seguiremos dominados! Tampoco se pretende emular la construcción de imperios- afición exclusiva de Marruecos-, ni medirnos con nadie. Lo nuestro es sobrevivir en paz. Eso sí, evitar a toda costa que conceptos trasnochados de construcción de imperios en el tercer milenio se erijan sobre los escombros de nuestro país y los cementerios de nuestro pueblo. Nuestras opciones son muy limitadas: vivir libres como estado independiente en paz y en armonía con el resto de los países del Magreb o relegados a guetos en los arrabales periféricos de los poblados mineros de los países vecinos.

Estos ejemplos a los que he aludido, son testimonios del nacimiento y auge de antiguas civilizaciones, que también, tuvieron sus errores, decadencia y ocaso.

La misma dinámica de la historia continúa moldeando el doloroso nacimiento de la nación saharaui. Basta indagar sobre nuestra prolongada agonía, el retraso de nuestra liberación, y las razones históricas que se conjugaron para frustrar este esfuerzo, para descubrir las raíces entroncadas en los mismos principios.

Los resultados de la heroica resistencia a la penetración colonial en la región desde comienzos del siglo XX, a 1934 y los eventos de 1957-1958 cayeron en saco roto. Sus frutos, Fueron cosechados por extraños a consecuencia de nuestras divisiones internas, falta de estructura política que dirige, organiza la lucha y negocie en el momento oportuno en nombre del Pueblo Saharaui. En consecuencia, fuimos humillados en nuestro propio país, desperdigados como ganado y nuestro territorio mutilado y ocupado. Es fácil destejer los esfuerzos de generaciones, reducir a la nada lo logrado con tantos sacrificios, “sangre, sudor y lágrimas”. El retorno a la “Alasabia” y la pasión desbocada por el poder de la élite constituyeron siempre la vulnerabilidad.

Los Almorávides imperaron mientras mantenían su unidad, guardaban distancias de las disputas entre sus tribus, e imponían bridas a las desmesuradas ambiciones por el poder de sus adalides. Precisamente, la pugna de sus líderes -Abubakar Ben Amer y Yusef Ben Tachifin- por el poder dividio sus fuerzas y supuso el comienzo del fin de su dominio.

En la historia de los árabes, “Alfitna alkubra o guerra fratricida ” a consecuencia del martirio del Califa Azman Ibnu Affán y la sangrienta disputa por el poder entre Ali y Muawia para su sucesión; un simple percance sin consecuencias en los albores del Islam para algunos; en realidad, una profunda herida que afectó para siempre el rumbo de la historia de la gran civilización Islámica. Afectó, la forma de gobernar, las corrientes de interpretación de la jurisprudencia Islámica y sus impactos reverberarán para siempre en las sociedades islámicas.

La teoría cíclica de la historia de Ibn Jaldun tiene una profunda relevancia en la tragedia saharaui, en la evolución y en el devenir de su pueblo. El espíritu y significado de nuestra Unidad Nacional simbolizada por el 12 de Octubre de 1975, pregona un renacer del pueblo del Sáhara Occidental de las cenizas de la civilización almuravide. La nueva caravana de la esperanza ha emprendido su camino. Nadie tiene derecho a entorpecer su recorrido.

No es de extrañar que hoy, sea el objeto de una feroz campaña viperina, banalización y demonización por los que pretenden borrar al pueblo saharaui de la historia. ¡Aprendamos de nuestro pasado y de las vicisitudes de otros pueblos!

Alien Habib Kentaui, 12 octubre 2020

Spread the love