Análisis

Argelia y los problemas complejos del Sahel

Argelia tiene una importancia geoestratégico la zona del Sahel, el Norte África y el Mediterráneo Occidental, por su peso demográfico, militar y diplomático, lo que le otorga un rol imprescindible en los conflictos de la región.

Abordar este tipo retos que amenaza la seguridad, nos obliga a entenderlo en el marco del concepto  de la “seguridad compleja”, desarrollado por Bari Bouzan. En la actualidad, la seguridad de un Estado no depende únicamente de su seguridad interna como era el caso en los años 90 del siglo pasado, sino que esta intrínsecamente vinculado con los actores regionales e internacionales. Por lo cual, y debido a la enorme interconexión, los recientes estudios sobre seguridad y defensa elaboraron nuevos conceptos que permiten dar cabida teórica, como “seguridad regional compleja”, “nuevo concepto de seguridad” y “seguridad conjunta”.

En este sentido, se puede decir que el enfoque argelino a los nuevos problemas esta en sintonía con los nuevos conceptos, especialmente, “seguridad regional compleja”, en la que la seguridad de un conjunto de estados esta interrelacionada, lo que hace que sus intereses a nivel de seguridad sean similares. Partiendo de lo dicho previamente, Argelia se embarcó en un ambicioso programa de ayudas militares y logísticas a los países de su vecindario para aportar a su propia estabilidad y, por ende, la de Argelia.

Asimismo, para contener las amenazas externas, Argelia reactivó su actividad diplomática con dimensión regional: implicación en la solución pacifica del conflicto libio y maliense principalmente. A Nivel continental, se refleja en la intervención del presidente argelino, Abdelmadjid Teboune, en la cumbre de jefes de Estado de la Unión Africana en Addis Abeba, en la que subrayó la importancia de la implicación de la UA en la resolución de conflictos en el continente. En el mismo marco, el mandatario argelino, anunció la creación de una Agencia Nacional de Cooperación Internacional, cuyo rol es coordinar con los países limítrofes en lo relativo al crimen organizado y la lucha antiterrorista.

Por último, el enfoque argelino respecto a la seguridad en el continente africano en general y el Sahel en especial, requiere la implicación de todos aquellos actores afectados. Lo cual se traduce, no solamente en la cooperación en el ámbito de la seguridad e inteligencia, sino también en lo diplomático, político y de desarrollo económico. Las amenazas no son convencionales, por tanto, la solución ha de ser nueva.

Spread the love