Opinión

Respuesta al artículo del Profesor Bernabé López García: “Marruecos y Sahara: Democracia, dialogo y razón”

Lehebib Breica Abderrahaman

Intelectual y diplomático saharaui.

Respuesta al artículo del Profesor Bernabé López García: “Marruecos y Sahara: Democracia, dialogo y razón”

¿Democracia, dialogo y razón?
07.01.2021

El profesor honorífico de historia del mundo árabe contemporáneo en la UAM, Bernabé López García, concluye en su artículo: “Marruecos y Sahara: Democracia, dialogo y razón”, El País, 28.12.2020, que la solución del problema del Sahara Occidental reside en una “autonomía plena” para los saharauis dentro de Marruecos.

Responsabiliza por igual al Frente Polisario y Marruecos del fracaso de las negociaciones para resolver el problema del Sahara Occidental al insistir cada parte en “todo o nada”.

El “todo o nada” fue resuelto en un Plan llamado de Arreglo negociado entre las dos partes bajo los auspicios de las Naciones Unidas y aprobado por el Consejo de Seguridad en su resolución (CS/RES/690/1991). Los saharauis elegirían en un referéndum entre independencia o integración en Marruecos. Así se pondría fin a 16 años de guerra entre las dos partes.

Es una concesión mayor por parte de los saharauis aceptar integrarse en Marruecos, fuerza de ocupación, cuando España es la potencia administradora del territorio responsable de organizar el referéndum.

Se ignora la razón por la que el profesor no ha hecho ninguna mención del citado plan en su artículo.

Bernabé López parece reprochar al frente Polisario centrarse únicamente en el “referéndum de autodeterminación”, alegando que un “problema tan complejo no se resuelve con un sí o un no en una consulta sobre la adhesión de principios abstractos como “independencia” o “anexión a Marruecos”.

El referéndum que debió celebrarse en febrero de 1992 así como los “principios abstractos” a los que se refiere, forman parte de ese Plan aceptado por Marruecos.

Si tuviéramos que seguir el planteamiento de “todo o nada” del autor del artículo, en el sentido de que ninguna de las partes tiene que ganar o perder, muchísimos países no serian independientes hoy. Ni tampoco se celebrarían elecciones en el mundo por el riesgo de haber ganadores y perdedores. En el caso que nos ocupa Marruecos ni siquiera es la potencia colonizadora, sino una fuerza de ocupación (AG/34/37/1979).

El Plan de Arreglo como compromiso entre Marruecos y el Frente Polisario fracasó al expresar Rabat “no estar dispuesta a seguir en su aplicación” (Informe del SG S/2002/178).

En cuanto a la “propuesta” de James Baker (2003) en “versión” única adoptada por el Consejo de Seguridad que pudo según el profesor concluir “positivamente” el problema, también fue rechazada por Rabat (Informe del S.G S/2004/325). Otra concesión del frente Polisario que Rabat ha desechado.

James Baker (1997-2004) dijo tras su dimisión como enviado personal del Secretario General de las N.U. que Marruecos rechazó su propuesta llamada “Plan de Paz para la autodeterminación del Pueblo del Sahara Occidental”. Se ha permitido a las personas en el territorio no incluidas en el censo español (en referencia a los colonos marroquíes) votar. Aún así, explica Baker, Rabat no quiso tomar el riesgo incluso en esas circunstancias de aceptar el referéndum. (Wideangle, agosto 2004).

Parece que vamos de “propuesta” en “propuesta” de compromiso hasta encontrar la que más conviene a Marruecos.

Bernabé López, habla de que la “autonomía” que presentó Rabat en 2007 ofrece ventajas a los saharauis dentro de Marruecos, pero imposible de aplicarla sin “negociación”. Se ignora porque esta vez tampoco ha hecho mención de la propuesta saharaui que fue presentada el mismo año y las ventajas que ofrece a Rabat.

El ataque del Ejército marroquí a civiles saharauis en El Guergarat, extremo sur del Sahara Occidental el pasado 13 de noviembre, ha dado al traste con lo que quedaba del plan de Arreglo. Con ese acto, Rabat ha violado el alto el fuego que había sido acordado por las partes bajo los auspicios de las Naciones hace 29 años.

A raíz de esa violación, El Frente Polisario anunció roto el alto el fuego y proclamó el estado de guerra con Marruecos.

En estas circunstancias reaparece la “autonomía” marroquí como solución al “problema”, pero ahora, en forma de “pacto”. Su aparición se dice motivada por los estragos que está produciendo el Covid 19 en el Reino alauita.

Puesto que le va a costar mucho a Marruecos, precisa el profesor Bernabé, superar las secuelas de la pandemia, urge la necesidad “de negociar un pacto en las mejores condiciones” para acabar con el “problema”. Los saharauis regresarían en la “dignidad” a su tierra, con un futuro seguro en “paz y libertad”, con “particular identidad” y una “autonomía plena” en Marruecos.

Marruecos no tiene ninguna soberanía sobre el Sahara Occidental que le faculte presentar propuestas de “autonomía”, ésa reside exclusivamente en el pueblo saharaui que debe ejercerla libre y democráticamente.

En cuanto a la “dignidad, la paz y la libertad” auténticas, sólo pueden encarnarse en una patria libre. Los que viven bajo el yugo de la ocupación y los que sufren sus consecuencias lo saben más que nadie.

Sí, a la “Democracia, el dialogo y la razón” siempre que se conformen a la legalidad internacional.

Spread the love