Análisis

¿Procederá Biden a la presión contra Marruecos por la violación de DDHH en el Sahara Occidental como hizo con Arabia Saudí y Egipto?

Uno de los elementos que inquietan al régimen marroquí últimamente, aparte de la incertidumbre que rodea la decisión de la administración Biden sobre la proclamación de Trump, es la reacción estadounidense sobre la creciente represión de los derechos humanos en el Sahara Occidental ocupado contra los activistas civiles saharauis.

Según conocedores de la política interna marroquí, el régimen en Rabat teme una respuesta determinante del nuevo presidente estadounidense sobre las incesantes violaciones de derechos humanos en las Zonas Ocupadas del Sahara Occidental.

El régimen de Mohamed VI, afirma una fuente diplomática saharaui consultada por El Portal Diplomático, “teme que Biden haga una presión similar a la que hizo con Arabia Saudí y Egipto, entre otros países árabes, que ha posibilitado la excarcelación de la activista saudí Loujain al Hathloul y el periodista de Aljazeera, Mahmoud Hussein”, encarcelado por Al Sisi desde diciembre de 2016.

Además, el régimen marroquí, esta preocupado por otras señales dadas por la nueva administración sobre el tema de los derechos humanos como su posicionamiento sobre la guerra en Yemen.

A ello se suma el hecho de que la Administración de Joe Biden ha dado este lunes un paso más en su reapertura al mundo al anunciar el regreso de Estados Unidos al Comité de Derechos Humanos de la ONU, después de la decisión de Trump por la que abandonó el Consejo en 2018 por su posición sobre Israel..

“Reconocemos que el Consejo de Derechos Humanos es un organismo lleno de defectos, necesitado de una reforma en su programa, membresía y prioridades, incluida la atención desproporcionada que dedica a Israel. Pero para remediar sus insuficiencias y asegurarnos de que cumple su misión, Estados Unidos debe sentarse a la mesa y desempeñar en toda su extensión su papel de punta de lanza en la diplomacia», dijo Antony Bliken, secretario de Estado de EEUU.

No obstante, la ocupación marroquí y sus servicios de seguridad viven en un estado de histeria desde que violó el acuerdo de alto el fuego y la reanudación de la lucha armada, lo que se reflejó claramente en un aumento descomunal de la represión sistemática contra activistas y civiles saharauis desarmados en las partes ocupadas del Sahara Occidental.

En este sentido, las fuerzas de ocupación marroquíes lanzaron una campaña de secuestros generalizados que incluyeron incluso a menores, además de la práctica de la tortura, asediaron y asaltaron las casas de activistas políticos y de derechos humanos, blogueros y periodistas saharauis. Estas intervenciones llegaron al punto de la liquidación física.

Por lo cual, viendo las señales del nuevo enfoque que seguirá la nueva administración, ¿ejercerá Biden contra Marruecos la misma presión ejercida sobre Arabia Saudí y Egipto? ¿está el régimen marroquí consciente de la magnitud de reveses que serán cosechados por su desmesurada represión contra los civiles saharauis?

Tanto el perfil de los integrantes de la nueva administración como las medidas tomadas indican que Marruecos pagará, de una forma u otra, por los hechos cometidos por sus aparatos represivos.

El Portal Diplomático 

Spread the love