Análisis

Ould Breideleile: “la posición de Marruecos respecto al Sahara Occidental y sus obstrucciones relativas al impedimento de cualquier solución razonable supone una amenaza para toda la zona”

En una entrevista con El Portal Diplomático, Mohamed Yehdih Ould Breideleile, aborda la cuestión del Sahara Occidental; los peligros que supone el obstruccionismo marroquí frente a la solución del conflicto; el pésimo horizonte de la presencia francesa en el Sahel; así como las relaciones entre el pueblo saharaui y mauritano.

Mohamed Yehdih Ould Breideleile, es escritor, historiador, pensador y ex ministro mauritano, cuenta con destacadas publicaciones, tanto en árabe como en francés, sobre asuntos que conciernen el mundo árabe, el Magreb y África, especialmente el Sahel.

Ould Breideleile, abnegado y conocido por su firme defensa del progresismo y las causas de liberación nacional, se licenció la Escuela Superior de Periodismo en Lille, Francia. Asimismo, es uno de los prominentes intelectuales que han iluminado, con sus ideas, el paisaje político y cultural de Mauritania después de su independencia del colonialismo francés.

El Portal Diplomático: ¿Cuáles son las repercusiones que supone el bloqueo actual del conflicto del Sahara Occidental sobre Mauritania?

Mohamed Yehdih Ould Breideile: la continuación del bloqueo que vive el conflicto en el Sahara Occidental es un elemento de gran preocupación. Es como un fuego que se apagaron sus llamas sin que se apague la brasa. Es una situación susceptible al estallido en cualquier momento, en una zona que atraviesa la peor coyuntura política, económica y social.

La verdadera cooperación económica y social y los proyectos de integración en la zona se encuentran congelados. Los intercambios comerciales y culturales son escasos, y los que existen son cosméticos y carentes del factor de sostenibilidad.

Marruecos, en su intento de superar la mencionada realidad, y con el patrocinio de Francia, intenta desde años la creación de una cooperación con la África Subsahariana, un intento que nace enfermo por las propias deficiencias operacionales, ya que una cooperación con África, sin que empiece por los vecinos más inmediatos, no sería convincente ni sostenible en el tiempo.

Para Marruecos, Hubiera sido más prioritario derribar los elementos de tensión y los obstáculos que impiden la cooperación con los vecinos inmediato. Así, se generaría una oportunidad para el reino y para la zona, en cuanto a la apertura de un canal de integración serio para el desarrollo y la evolución. De esta forma, El Magreb Árabe, experimentaría la paz, la estabilidad y el entendimiento. Posteriormente se embarcaría en la cooperación con Europa y África Subsahriana.

Marruecos, hoy día, asusta a sus vecinos, está en tensión permanente con ellos. Por lo cual, está en aislamiento total, como una isla. Sus relaciones están conectadas por mar y aire. Es una situación que viene de décadas. La lógica indica que los regidores públicos marroquíes hubieran pensado en una solución. Así, Marruecos debe comparar entre lo que gana actualmente por la tensión generada y lo que sería una relación basada en la buena vecindad con los hermanos, incluyendo el Sahara Occidental. Es decir, el espléndido horizonte que supondría la aceptación de Marruecos de eliminar los motivos de tensión en la zona.

Marruecos, hoy día, asusta a sus vecinos, está en tensión permanente con ellos. Por lo cual, está en aislamiento total, como una isla.

Mohamed Yehbih Ould Breideile

El asunto requiere pensamiento estratégico y supremo como el espíritu con el que el general De Gaulle usó para superar la enemistad histórica entre Francia y Alemania. Después de la independencia de Argelia, el general De Gaulle dijo: se acabó la época de los imperios colonialistas y empezó la era de los grandes bloques económicos (en referencia al Mercado Europeo Común que lo veía con reticencia). Efectivamente, De Gaulle viajó a Alemania y decidió revertir la vieja página con su vecino mayor, y que los dos estados sean el motor del Mercado Europeo Común y, posteriormente, la Unión Europea. Desde entonces, Europa experimentó la estabilidad y el desarrollo, y dio a si misma un verdadero horizonte y un futuro con garantías.

Pese de la diversidad de los sucesores de De Gaulle en cuanto a sus ideologías y visiones políticas, ninguno de ellos ha pensado en cambiar dicho rumbo, ya que todos ellos piensan que el mejor para los intereses de Francia.

Mauritania, por el impasse del conflicto en el Sahara Occidental, es una víctima colateral: todos sus intercambios y cooperación con sus vecinos del norte están paralizados y, peor aún, sus relaciones con Marruecos, vistas por un especialista, no se sabe si existen o que Marruecos no ve necesidad en constituirlas.

Son varios los elementos que han minado las relaciones de Mauritania con Marruecos: unos propios del conflicto en el Sahara (Occidental) y la paralización de toda la zona, y otros que son los residuos de la visión supremacista con la que Marruecos ha mirado a Mauritania.

El Portal Diplomático: ¿Qué rol puede jugar Mauritania en la solución del conflicto?

Mohamed Yehbih Ould Breideile: el interés de Mauritania está con la solución de este conflicto que ha disminuido las capacidades y está amenazando el futuro. El rol de Mauritania debe partir de esta realidad. La lógica y la realidad dicen que la posición adoptada desde decenas de años no trajo resultados, así como que no ha sido valorada por ninguna parte. No es una posición de principios, es una posición política.

En realidad, la posición basada en los principios no se puede emendar, la política si que cambia en función de su evolución y acierto.

La posición de principios debe partir de una realidad conocida, por todos, que los mauritanos y saharauis son un pueblo en dos entidades estatales distintas.

Mohamed Yehdih Ould Breideile

La razón avala la sintonía entre la posición de principios y la posición política, especialmente cuando la postura política no atrae resultados concretos. La posición de principios debe partir de una realidad conocida, por todos, que los mauritanos y saharauis son un pueblo en dos entidades estatales distintas.

El Portal Diplomático: ¿constituye el expansionismo marroquí un peligro para el Estado de Mauritania?

Mohamed Yehdih Ould Breideile: es obvio que la posición de Marruecos respecto al Sahara Occidental y sus obstrucciones relativas al impedimento de cualquier solución razonable supone una amenaza para toda la zona y peligra su futuro con amenazas que pueden derivar a resultados indeseados. El primer amenazado es Mauritania por su compenetración geográfica y humana con el Sahara (Occidental). No es oculto que cualquier enfrentamiento, podría ocurrir, mientras se prohíbe la instauración de la paz, cerca de las instalaciones que transportan el hierro mauritano. Quien se atreve a decir que no pasará en uno de los puntos sensibles a lo largo de 650 kilómetros cerca del Sahara Occidental. A veces a solo un kilómetro de dicha frontera.

Posiblemente, Marruecos esté apostando por sus relaciones con los estados occidentales, especialmente Francia, no obstante, delegarlo todo a un aliado lejano, ha demostrado su inutilidad como en el caso del Sah de Irán y el mariscal Mobutu. Después de haber sido los hijos mimados de occidente, los cálculos internacionales y los intereses han revertido la situación sin que nadie de sus vecinos les llorase.

 ¿Cómo saldrá el aliado francés del dilema del Sahel?, aquel dilema hará que los países occidentales actúen de una manera distinta. A Francia solo le quedan dos opciones: o efectúa su retirada de la África Subsahriana, con la frustración y la derrota que aquello conlleva, lo que repercutirá sobre su reputación y posición internacional. Aquello equivaldría la derrota de Dien Bien Phu. La otra opción sería su participación en la resolución de la crisis del Magreb Árabe, que forma parte de ella. De esta forma, garantizaría una salida digna de África. La política de la huida hacia adelante, sea para Francia o para Marruecos, no servirá de nada. Han probado durante largos años la política de la postergación. Actualmente, están cercados por el miedo recurrente y la poca esperanza. Cada momento les despierta un peligro creciente.

La política de la huida hacia adelante, sea para Francia o para Marruecos, no servirá de nada

Mohamed Yehdih Ould Breideile

El Portal Diplomático: en su artículo sobre “la cuestión de Azawad”, ha hablado de la oportunidad perdida por Mauritania por no haber apoyado el pueblo saharaui, ¿cree que Mauritania se encuentra ante una nueva oportunidad?

Mohamed Yehdih Ould Breideile: la única posición que debe adoptar Mauritania en cuanto al conflicto en el Sahara Occidental, es estar al lado del pueblo saharaui. Es una oportunidad que siempre ha existido, no hay otra alternativa objetiva, ya que el pueblo saharaui -el más cercano al mauritano- aún está sufriendo, y porque al hermano, sino le ayudes anímicamente en los momentos de dificultad, ¿Cuándo demostrarás la hermandad? Probablemente, el asunto es más presente que en cualquier otro momento, el ninguneo y la imparcialidad frente al conflicto “Nagorno Karabaj”, en el Sahara Occidental, será difícil encontrar quien lo avale.

la única posición que debe adoptar Mauritania en cuanto al conflicto en el Sahara Occidental, es estar al lado del pueblo saharaui

Mohamed Yehdih Ould Breideile

El Portal Diplomático: ¿Qué rol pueden jugar las elites mauritanas en el fortalecimiento de los lazos de hermandad y amistad entre los dos pueblos, el saharaui y el mauritano?

Mohamed Yehdih Ould Breideile: creo que las elites mauritanas, en lo referente al tema del Sahara Occidental, ha apostado mucho por las soluciones internacionales y se ha desligado de asumir su deber en este respecto. Sinceramente, los intentos de solución, empezando por James Baker y concluyendo con el ex presidente alemán, Horst Kohler, creó una falsa esperanza de que una solución pacífica y justa para la cuestión del Sahara Occidental es posible. Todas aquellas esperanzas se desmoronaron.

Se ve, a veces, que parte de la elite mauritana procura replantear su visión, sin embargo, la crisis del Sahara Occidental es una crisis silenciosa para Mauritania. Es muy difícil la indiferencia hacia ella.

En cuanto a los elementos por los se puede apostar, son bastantes y diversos. No caben dudas de que el punto de partida es, por un lado, la conciencia de que la cuestión está intrínsecamente ligada al futuro de una sociedad entera y, por el otro, detestar el silencio estéril.

Spread the love

1 Comment