La tensión entre Francia y Arabia Saudí acaba con la financiación del G5

Arabia saudí, por motivos de conflictos diplomáticos con Francia, congela 100 millones de dólares que iba a destinar a la coalición militar operante en el Sahel, conocida por G5, con sede en la capital mauritana, Nouakshott.

Según varios informes y datos recopilados por prensa especializada, el país árabe, decidió suspender una compra de material bélico de empresas de industria militar francesa, por sus discrepancias con Francia respecto a la política hacia Líbano, precisamente los programas de compra de material para el ejército líbanes, que Arabia Saudi teme que caiga en manos de Hiz Allah, aliado de los hucíes en Yemen. 

Arabia Saudi, capitaneada por el príncipe Ben Salman, no ve con satisfacción las buenas relaciones que unen los máximos responsables militares franceses con sus homólogos libaneses conocidos por su cercanía a la milicia islámica.

Es de subrayar, en este sentido, que Arabia Saudí es uno de los mayores importadores de armamento en el mundo, lo que hace que las potencias europeas disputan las gigantescas compras que con frecuencia protagoniza la monarquía petrolera.

Las repercusiones del deterioro de las relaciones entre ambos se reflejaron en el maltrecho estado de los ejércitos que componen la alianza militar, G5, compuesta por Malí, Mauritania, Chad, Níger y Burkina Faso, y auspiciada directamente por el mando militar francés.

Un comentario en «La tensión entre Francia y Arabia Saudí acaba con la financiación del G5»

Los comentarios están cerrados.