Noticias

El historiador francés Pierre Vermeren: la situación en Marruecos es dramática y susceptible de estallarse en cualquier momento

El historiador y académico francés Pierre Vermeren.

En su entrevista con el diario Le Figaro, el historiador francés, académico de la Sorbona y especialistas en asuntos árabes, sintetiza que la situación en Marruecos es desastrosa y susceptible de estallarse en cualquier momento, por el tenso clima político, económico y social que impera en el país, así como la limitación de la libertad de prensa impuesta por las autoridades.

“Desde el 2009, el régimen marroquí desmontó a la mayoría de los diarios independientes que surgieron en la fase transitoria que vivió Marruecos en los noventas”, dijo el historiador francés antes de continuar que el régimen “usa la difamación, las demandas judiciales y el encarcelamiento contra los periodistas, por lo que Reporteros Sin Fronteras colocó a Marruecos en el puesto 133 de los 180 países que forman parte del ranking”.

En su respuesta a la pregunta relativa al encarcelamiento de los periodistas Omar Radi y Hadjer Misouni, el académico de la Sorbona zanja que “el nivel de la persecución de los periodistas experimentó un salto sin precedentes. Las manifestaciones del Rif de 2017 desvelaron los puntos de debilidad del Gobierno en cuanto al nivel de desarrollo en la mayoría de las zonas de Marruecos”.

“La policía política perteneciente al régimen marroquí fabrica causas contra la integridad de los periodistas y personalidades políticas públicas como Omar Radi y Hadjer Misouni”, dijo Pierre Vermeren al diario francés Le Figaro.

En este sentido, el especialista detalla que “las causas contra los periodistas se agravan aun más por el carácter conservador de la sociedad marroquí”, continúa Vermeren, mientras sostiene que aquello “no impide que las mentes independientes y las distintas asociaciones protesten de forma continuada contra las violaciones de las autoridades marroquíes”.

“Marruecos, como los demás países pobres y dominados por poderes estatales, considera que la prensa es una cuestión de Estado, por lo que cualquier medio que se abstiene de cubrir la propaganda oficial o traspasa las líneas rojas como la familia real, el régimen político y la corrupción de los familiares del rey, sufre las multas y las demandas judiciales”.

Por todo ello, sigue Pierre Vermeren, “los marroquíes renunciaron la lectura de la prensa impresa, excepto las pocas revistas especializadas. Su fuente de información se basa en los medios publicados en internet”.

Finalmente, el especialista francés concluye que “la policía política marroquí controla a todas las paginas informativas de los marroquíes dentro de Marruecos o en la diáspora, lo que le permite montar campañas de desprestigio altamente organizadas contra sus oponentes”, finaliza Pierre Vermeren a Le Figaro.

Spread the love

1 Comment