Análisis

El ejército argelino y la lucha contra el Covid-19 en el Sahel

Si la mayoría de países del mundo se parecen en algo, es en no prever una pandemia mundial de tal magnitud. Se reflejó en la perplejidad de sus acciones, la falta de equipos necesarios para frenar el virus y, en general, un sector público incapaz de suministrar los cuidados necesario para los afectados. Los países del Sahel no son una excepción, especialmente si se tiene en consideración que su mayoría esta en la cola del ranking mundial de desarrollo económico, renta per cápita, calidad de salud y demás indicadores.

Frente a esta realidad, en la que los principales países donantes están inmersos en sus batallas internas, Argelia parece la única esperanza que tiene la región. Cuenta con un sistema de salud militar lo suficientemente potente como para dar una respuesta adecuada a la pandemia. El sector de salud, en el ejército argelino, esta organizado en el marco de la Dirección Central de Salud Militar, cuya misión es velar por la salud de los efectivos militares y, en casos excepcionales, los civiles. 

Para ello, los mandos militares siempre lo consideraron una pata de extrema importancia, ya que esta intrínsecamente vinculada al concepto de la seguridad sanitaria. De esta manera, en el propio Programa Anual de Preparación de Combate, incluye maniobras y ejercicios tácticos en los que se ejecuta un rescate masivo de enfermos, víctimas de accidentes o de ataques con armas biológicas. Fue el caso de los ejercicios organizados en principios de este año en la Tercera Región Militar (Sector Sudoeste, Bechar), o las maniobras en la Quinta Región Militar (Sector Noreste, Constantina). A eso se añaden los seminarios científicos como la Undécima Edición del Día Médico, organizada en la Segunda Región Militar (Sector Noroeste, Oran), principios del 2020, en la que participaron decenas de especialistas en enfermedades infecciosas y unidades de cuidados intensivos.  

Una preparación que se ve complementada con la red de hospitales militares desplegados en todo el territorio nacional argelino, y el elevado número de personal sanitario militar especializado. En el mismo marco, el general Abdelkader Benjalul, director de la Dirección Central de Salud Militar, afirmó en una entrevista con la revista militar El-djeich, que su institución cuneta con la capacidad de montar, en cuestión de horas, hospitales de campaña con unidades de cuidados intensivos, la posibilidad de hacer operaciones quirúrgicas, con sus farmacias y laboratorios móviles. Benjalul, explicando las medidas que se tomaron para combatir la pandemia, aseveró que se liberaron miles de plazas en las dependencias hospitalarias militares; que se aplazaron las vacaciones programadas para su personal; y se esta poniendo énfasis en la prevención mediante las campañas de sensibilización llevadas por las unidades especializadas. 

Para frenar la escasez de material sanitario requerido, la Jefatura del Estado Mayor del Ejército argelino, anunció la creación de un puente aéreo con China con el objetivo de transportar el material (mascarillas, tests, etcétera) comprado por el gobierno. En menos de una semana los aviones de transporte militar (Ilyushin  IL-76), efectuaron mas de cuatro vuelos con una carga que supera 60 toneladas. Teniendo en cuenta las dificultades del mercado internacional, Argelia, decidió que las Fuerzas Aéreas sean las encargadas de transportar los cargamentos, debido a su dilatada experiencia en misiones parecidas y la capacidad de carga de sus aeronaves.

Miembros de la tripulación del IL-76 de la Fuerzas Aéreas Argelinas después de su retorno de China.

En cuanto a la implicación del ejército argelino en la cooperación sanitaria con los países de su vecindario, se destaca, en primer lugar, la formación de médicos militares en las facultades de medicina militar en Argel. Tanto la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mauritania, Malí, Níger, Chad, como Burkina Faso, se beneficiaron de becas para formar su personal sanitario militar, para mejorar su seguridad sanitaria y dotar sus ejércitos de posibilidad logísticas de intervenir si se requiere.

Asimismo, hay que subrayar, en esta dirección, que un importante número de pacientes de los mencionados países, ha sido derivado a hospitales militares argelinos en el marco de acuerdos bilaterales de cooperación militar. Una cooperación que se plasmó en múltiples situaciones desde el brote del Covid-19. Ejemplo de ello fue la evacuación, por un avión argelino, de los estudiantes mauritanos y libios atrapados en la ciudad china de Wuhan. Tampoco es menos pertinente el hecho de excluir la RASD y Mauritania de la prohibición de exportación de alimentos, una medida tomada por el gobierno argelino para evitar un eventual desabastecimiento interno.

En el caso mas específico de los refugiados saharauis, desde su llegada al territorio argelino, 1975, perseguidos por la maquinaria represiva marroquí, su principal atención sanitaria procede del sistema de salud militar argelino: el Hospital Militar de Tindouf, principalmente, y el Hospital Militar Central en Argel, para aquellos casos críticos. Lo cual, en la pandemia actual, constituye una garantía para el pueblo saharaui en los campamentos de refugiados y en los Territorios Liberados de la (RASD), que sufre las consecuencias de la paralización del proceso de arreglo y la considerable disminución de ayuda humanitaria.

A modo de conclusión, y teniendo en consideración el estado de los principales donantes (España e Italia), la potente capacidad de la Dirección Central de Salud Militar, se convierte en un alivio, no solo para Argelia, sino también por los países del Sahel, cuya mayoría cuenta con convenios de cooperación con Argelia. Según conocedores de la región, el ejército argelino no escatimará esfuerzos para implicarse en el entorno regional en términos de ayuda sanitaria. Lo hace, principalmente, por el deber ético y moral que siempre han expresado los altos mandos militares argelinos y, segundo, por la consciencia de que la propia seguridad de Argelia se entiende en clave de la seguridad regional. 

Spread the love

1 Comment