Análisis

Lectura sobre la repercusión del Covid-19

Varias son las preguntas que se imponen en esta complicada coyuntura que esta atravesando la humanidad por el Coronavirus. Principalmente, ¿en que consiste la pandemia? ¿cómo se expande? ¿cuáles son las formas de combate y como repercuten ¿qué conclusiones se pueden extraer? ¿qué orden mundial veremos después del brote? Y, ¿qué consecuencias directas tendrá sobre la cuestión saharaui?

La pandemia actual es un brote infeccioso conocido por Coronavirus. Pertenece a la misma familia que emergió el 2002 en China, conocida por Severe Acute Respiratory Syndrome(SARS, por sus siglas en inglés). Lo cual coincide con los síntomas del Middle East Respiratory Syndrome(MERS, por sus siglas en inglés), que se inició el 2012 en Arabia Saudí. Posteriormente, apareció el Covid-19, que sigue siendo motivo de intensos debates en la comunidad científica, principalmente, por las cuases de su surgimiento. Hay opiniones que lo enmarca en la guerra biológica entre las principales potencias, mientras que otras optan por razonar que forma parte del nuevo tipo de enfermedades, que es consecuencia natural de la desaparición de otras. Ello se debe a la introducción de nuevas sustancias para incrementar la producción agrícola y ganadera, lo que repercutió seriamente sobre el estado del clima y, por consiguiente, el ser humano. Por lo cual, emergieron corrientes políticas y organizaciones ecologistas que llamaban la atención sobre las consecuencias del calentamiento global, la desertificación, las inundaciones, incendios de zonas verdes, etcétera, y alertaban sobre la reacción de la propia naturaleza como forma de autodefensa. 

Lo mas novedoso, en este sentido, es que el brote, en diminuto lapso de tiempo, eliminó las barreras. En la actualidad transita ciudades, países y continentes, para convertirse en una pandemia generalizada que derrota las superpotencias, equipadas con su arsenales militares, centros de investigación con su avanzado material y think thanks de estudios futuristas.

El mundo, frente al virus, esta parado y sin capacidad de desarrollar una vacuna. La solución esta siendo las medidas de confinamiento y la limitación de movimientos. Con la paralización de los transportes, se cerraron los hoteles, restaurantes, competiciones deportivas y culturales, escuelas y universidades, mezquitas e iglesias, y todo tipo de congregación de personas.

En cuanto a las respuestas, se diferencia entre los países que adoptaron medidas mas drásticas y aquellos que optaron por una opción light. Asimismo, los daños causados varían entre países y continentes. Parte de los Estados, como China y los países del Extremo Oriente, demostraron una elevada capacidad de controlar la situación. Por otra parte, en el caso de Europa, la desunión y la improvisación se quedaron patentes. Lo mismo se aplica a EEUU.

En cuanto al los países del denominado Tercer Mundo, serán afectados por la ola, a menos que aprendan de la experiencia de los demás o que la llegada de la estación estival alivie la situación, ya que la temperatura no contribuye a la expansión del virus según la mayoría de las investigaciones científicas.

Respecto al material sanitario, los Estados mostraron una deficiencia descomunal. No contaban con las herramientas suficientes para combatir la pandemia. Sus sistemas de salud se desbordaron al instante, lo que requirió la colaboración de otras entidades como los ejércitos, las residencias universitarias y el sector de hostelería.  

Las medidas drásticas causaron la paralización de la actividad humana. Lo cual desplomó la economía: reducción del crecimiento, desabastecimiento, incapacidad de familias de satisfacer sus necesidades, despidos masivos de los trabajadores, falta de cooperación entre las instituciones internacionales. De esta manera, se destaparon las deficiencias del sistema capitalista liberal, y el sector privado en general de dar respuesta a la realidad impuesta.

Contrariamente, los países con sistemas autocráticos centralistas y con fuerte rasgo socialista, están demostrando mas capacidad de respuesta. Lo cual dará un sistema mundial contrario al nacido después de la caída del Muro de Berlín, que acabó con el comunismo, siguiendo la teoría de la dialéctica histórica que oscila entre la tesis y la antítesis.

La probabilidad, en este marco, es que resurjan las doctrinas radicales de la extrema derecha chovinistas que tuvo su apogeo después de la crisis económica de 2008. Asimismo, los partidos de izquierdas, los verdes, crecerán, lo que aumenta la posibilidad de efectuar una transición hacia un nuevo orden mundial; la configuración de nuevas convicciones y teorías políticas, económicas, diplomáticas, sociales e incluso científicas.

Los grandes beneficiados serían los países del Extremos Oriente, encabezados por China, con el debilitamiento de la posición de Occidente: disminución de la capacidad de la Unión Europea y Estados Unidos. Las consecuencia de la pandemia obligarán a replantear el orden mundial constituido después de la Segunda Guerra Mundial, cuya deficiencia manifestada por las nuevas condiciones mundiales que requieren unas instituciones democráticas dispuestas a cooperar con el propósito de proteger los valores humanistas y no los intereses de las grandes potencias.

En fin, se acabó la bipolaridad, la unipolaridad y empieza la multipolaridad reflejada en el G20, entre otras formaciones. La Asamblea General, como institución global, debe tener mas potestad y el Consejo de Seguridad más representatividad.

Por último, si el mundo entrará en una fase de transición con el fin de adaptarse a los nuevos equilibrios de poder, ¿qué repercusión tendrá sobre la cuestión saharaui y que estrategias apropiadas para elevar la lucha nacional e imponer la causa ante la coyuntura mundial excepcional? ¿cómo garantizar la resistencia y como prepararse para los tiempos post-coronavirus?

Los saharauis, en este marco, están llamados a emplear su creatividad para detectar las oportunidad que se crearán con el nuevo panorama. Están llamados a emplear el mismo espíritu y fe que permitió mantener viva la mecha de la resistencia por una plena soberanía durante mas de medio siglo.

Spread the love

3 Comments