Contemplaciones espirituales de un saharaui sobre Covid-19

Después del primer artículo en el que se reflexiona sobre las repercusiones geopolíticas del Coronavirus, en este texto se aborda el asunto desde una perspectiva espiritual en la que se hace hincapié en el virus como fenómeno, sus causas, manifestaciones y remedio. 

Para hacerlo, es pertinente no limitarse únicamente a los hechos visibles o aquellos que pueden ser percibidos por los sentidos. Habrá que plantear preguntas lo suficientemente profundas como para descifrar un hecho sin precedentes por su magnitud, poderio, desafío, sorpresa y represión a las criaturas de Allah.Son hechos que pueden ser causados exclusivamente  por una fuerza extraordinaria y eficaz, no percibida, letal y sensacional. De aquí se pregunta, ¿tiene un ser humano la capacidad de crear este virus? ¿qué objetivos subyacentes detrás de su creación y porque en este tiempo? 

La respuesta, por la rapidez de expansión del virus, su capacidad de destrucción y expansión global en la actualidad. su creación quedaría fuera del alcance de el ser humano. a pesar de que el virus no entra en el grupo de los organismo vivos, se comporta como si lo fuera: con inteligencia engaña a sus víctimas con sabor atractivo (proteínas), lo que hace que las células sean receptivas.  Posteriormente, el virus, convierte las células en instrumento de reproducción. Asimismo, el virus, cambia su naturaleza de una ubicación a otra lo que dificulta y disminuye la efectividad de cualquier remedio utilizado hasta ahora.

Todas estas nociones nos devuelven a la idea de que la afirmación inicial consistente en que todas estas características solo pueden ser creadas por el Creador del universo, quien lo creo ordenado, cohesionado, sincronizado e integrado como un cuerpo, si sufre uno de sus componentes, reaccionaría el resto de órganos.

El surgimiento del virus, desde un punto de vista temporal, coincide con la creencia del ser humano cuando llegó al nivel que le permite dominar la naturaliza y manejar sus cánones. Se refleja en los milagros de poder volar, vivir en las profundidades de océanos, descubrir el universo, pronosticar los momentos de los eclipses, caída de las estrellas, la lluvia, las inundaciones, tormentas, la capacidad de comunicar con video llamadas mas de varios puntos alejados en el espacio, hasta la clonación de animales, la fabricación de armas de destrucción masiva como las nucleares, biológicas y gases venenosos. Cuando llegó el ser humano a todo lo mencionado previamente, surge el virus para imponernos un parón para reflexionar sobre como encarrilar lo desviado en cuanto a conducta hacia los propios humanos o hacia la naturaleza. 

Si volvemos a la historia, particularmente aquellas recogida por el Corán, nos extraemos múltiples situaciones análogas de naciones, cuya altanería llevó a su aniquilación: el pueblo de Noé, Lut, Aad, Tamud. Naciones predecesoras que culminaron la fuerza y la grandeza, para llegar a la corrupción y la tiranía. Naciones, cuya gloria le hizo olvidar que puede desvanecerse por factores diminutos e invisibles. El libro sagrado, el Corán, lo recoge en las suras de al-Fajr (El alba), Yunes (Jonás), al-Anam (Los rebaños) y al-Aaraf (Los lugares elevados). 

Dijo Dios en el Corán, Surat El alba, aleya 6-14: “¿NO HAS VISTO lo que tu Sustentador hizo con la tribu de Aad, (6) la gente de Iram, la de numerosas columnas, (7) como no ha sido creada otra igual en toda esa tierra? – (8) ¿y con la tribu de Zamud, que excavaron la roca en el valle?— (9) ¿y con Faraón, el de numerosos postes? (10) Fueron ellos los que excedieron todos los límites de la equidad en sus territorios, (11) sembrando allí gran corrupción: (12) por lo que tu Sustentador descargó sobre ellos un azote de castigo: (13) ¡ciertamente, tu Sustentador está siempre al acecho!” :

Surat El alba

 Surat Jonás, aleya 24: “La vida de acá es como agua que hacemos bajar del cielo. Las plantas de la tierra se empapan de ella y alimentan a los hombres y a los rebaños, hasta que, cuando la tierra se ha adornado y engalanado, y creen los hombres que ya la dominan, llega a ella Nuestra orden, de noche o de día, y la dejamos cual rastrojo, como si, la víspera, no hubiera estado floreciente. Así explicamos los signos a gente que reflexiona”;

Surat Jonás

Surat Los rebaños, aleya 165: “Él es Quien os ha hecho sucesores en la tierra y Quien os ha distinguido en categoría a unos sobre otros, para probaros en lo que os ha dado. Tu Señor es rápido en castigar, pero también es indulgente, misericordioso”;

Surat Los rebaños

Surat Los lugares elevados, aleya 168: “ Los dividimos en la tierra en comunidades. De ellos, había unos que eran justos y otros que no. Les probamos con bendiciones e infortunios. Quizás, así, se convirtieran”.

Surat Los lugares elevados

Es decir, que es una aflicción por parte del Creador a sus criaturas para poner límite a su soberbia, tiranía e impedirles el disfrute de las bendiciones que han sido privados de ellas por los excesos y pecados cometidos. Las siguientes suras retratan el paisaje actual de la humanidad: pérdidas humanas, problemas económicas, sociales y de seguridad por la pandemia, el virus.

Dijo Dios en el Corán, Surat La vaca, aleya 155-156: Y por cierto que os probaré con algo de temor, hambre, pérdida de bienes, vidas y frutos, pero albricia a los pacientes [que recibirán una hermosa recompensa]155.que, cuando les acaece una desgracia, dicen: «Somos de Allah y a Él volvemos”; 

Surat La vaca

Surat El hierro, aleyas 22-23: “No ocurre ninguna desgracia, ni a la tierra ni a vosotros mismos, que no esté en una Escritura antes de que la ocasionemos. Es cosa fácil para Allah.23. Para que no desesperéis si no conseguís algo y para que no os regocijéis si lo conseguís. Allah no ama a nadie que sea presumido, jactancioso”;

Surat El hierro

Surat el Engaño mutuo, aleya 11: “No sucede ninguna desgracia si Allah no lo permite. Él dirige el corazón de quien cree en Allah. Allah es omnisciente”;

Surat el Engaño mutuo

Surat La consulta, aleya 30: “30. Cualquier desgracia que os ocurre, es como castigo a vuestras obras, pero perdona mucho”;

Surat La consulta

Surat al-Imrán, aleya 11: “Como ocurrió con la gente de Faraón y con los que les precedieron: desmintieron Nuestros signos y Allah les castigó por sus pecados. Allah castiga severamente”.

Surat al-Imrán

Por tanto, lo que se deduce, en este sentido, es que no hay aflicción sin pecado previo, y no se deshace sin la eliminación del pecado y suplicar el perdón. Y que todos aquellos entes navegantes en el universo, por muy diminutos que sean, del bien o del mal, están recogidos en una escritura clara:  

Surat Saba, aleya3. «No se Le pasa desapercibido el peso de un átomo en los cielos ni en la tierra. No hay nada, menor o mayor que eso, que no esté en una Escritura clara»,

Surat Saba

Por ello, mantener la fe en el Creador como condición primera y como segunda condición necesaria aplicar las normas que han adoptado todos los países a lo largo del mundo para combatir esta pandemia. en conclusión Compaginar la fe con el seguimiento riguroso de los reglamentos científicos adoptados en la materia.

Asimismo, en las enseñanzas proféticas, abundan las citas que alaban la afirmación. El profeta Mahoma, la paz y las bendiciones de Dios sean con él, dijo que la persistencia en pedir el perdón, hace que Dios convierte la preocupación en placidez; apuros en esperanzas,  y le otorga la abundancia donde no la esperaba. En otra enseñanza profética, el afirma que se enfrenta, simplemente, a incitaciones y distracciones y pide perdón a Dios cien veces al día.

En Surat Las mujeres, aleya 110, Dios dijo: “Quien obra mal o es injusto consigo mismo, si luego pide perdón a Allah, encontrará a Allah indulgente, misericordioso;

Surat Las mujeres

Surat El botín, aleya 33: “Pero Allah no les iba a castigar estando tú en medio de ellos. Allah no les iba a castigar mientras ellos pedían perdón”;

Surat El botín

Y en Surat  Noé, aleyas 10-12: “10. Y he dicho: ‘¡Pedid perdón a vuestro Señor -Que es indulgente11. y enviará sobre vosotros del cielo una lluvia abundante!12. Os dará mucha hacienda e hijos varones. Pondrá a vuestra disposición jardines, pondrá a vuestra disposición arroyos”.

Surat  Noé

Esta interpretación de los hechos, ya que se hace desde una óptica coránica, no debe ser un motivo de divergencia con las demás religiones, especialmente, las monoteístas, que coinciden en que hay un Creador, Omnipresente, todo poderoso y Vidente; crean en el destino; en la resurrección que se culmina por la recompensa o la sanción en función de la labor sea buena o mala, el paraíso o el infierno; las tres  religiones instan a la adoración, cada una mediante rituales preestablecidos, rezo, ayuno, peregrinación, limosna, etcétera. En fin, habrá elementos que unen y otros que divergen. Lo apropiado es partir desde aquellos que unen, para garantizar la coexistencia y la solidaridad en el marco de la diversidad. La diferencia no existe solamente entre los creyentes pero tambien entre los últimos y los ateos que solo creen en lo material que perciben por sus sentidos. 

Si nos fijamos en el virus, invisible, no obstante, sus consecuencias obligaron a confinar cada individuo en su hogar a pesar del. 

En cuanto, a las predicciones de lo que esta sucediendo en la actualidad y el hecho de que estudios futuristas habían previsto la pandemia, en el Corán, encontramos descripciones meticulosas de la actualidad. La salvación va por la dirección marcada por dichas Suras y aleyas, seguir las indicaciones, y respetar las demás diferencias mientras abogan por el bien y el amor. Por lo dicho, es pertinente potenciar la convergencia para no sumar a los propios efectos del virus, otros defectos derivado de los discursos de odio, o el racismo que llevó ciertas voces a pedir hacer pruebas medicas sobre los africanos, en contradicción por lo que se impone moralmente y por las razones de la solidaridad y la globalización que vivimos. Una globalización que interconectó todos los rincones del planeta creando repercusiones reciprocas: una epidemia que surge en una ciudad y en seguida se convierte en una pandemia mundial; crisis económica en un país repercute en los indicadores de la economía mundial; guerras y terrorismo se convierten en oleadas migratorias.

Por otra parte, los efectos del cambio climático son innegables y los desafíos son mundiales. La solución ha de ser internacional (un acto colectivo): globalizar la cooperación y la solidaridad. La negligencia con la que unos miran los problemas en otros lugares no significa que van estar a salvo de ella. Los ricos no disfrutarían sus riquezas mientras hay pobres; los parias no disfrutan su tiranía y las regimenes colonialistas no descansaran en paz. En el mundo de hoy aun abundan las injusticias: El pueblo saharaui, el palestino, las guerras civiles, migrantes africanos, asiáticos y latinoamericanos son ejemplos de ella. A eso se suman las manifestaciones de pobreza, las enfermedades, las desigualdades sociales y económicas, amenazas sobre el clima. Todo ello supone una amenaza para la estabilidad y la seguridad internacionales. 

En fin, la situación generada por esta pandemia tiene que ser una oportunidad para hacer un salto civilizacional que eleva los niveles éticos en las relaciones y el fortalecimiento de la cooperación, la humanización y la solidaridad, imponer la justicia a nivel internacional y el respeto a los derechos humanos. Para ello, es imprescindible incrementar los niveles de desarrollo en todos los países, fomentar la convergencia dentro de la diversidad. En definitiva, aceptar el otro mientras no abogue por el mal. Por ende, no hay mejor manera de concluir que citar versos del azufre rojo y erudito murciano, Ibn Arabi:

Mi corazón acoge cualquier forma:

Prado de las gacelas, refugio para el monje, 

Templo para ídolos, Kaaba del peregrino.

Es tabla de la Tora y libro del Corán.

Sigo la religión del amor solamente

A donde sus camellos se encaminan.

Mi sola fe es amor y mi creencia.

20 comentarios en «Contemplaciones espirituales de un saharaui sobre Covid-19»

  1. Excellent goods from you, man. I have understand your stuff previous to and you are just extremely wonderful.
    I actually like what you have acquired here, certainly
    like what you’re saying and the way in which you say it.
    You make it enjoyable and you still care for to keep it sensible.
    I cant wait to read much more from you. This is actually a
    tremendous web site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *