Análisis

¿Cómo repercute el cierre de Guergarat sobre los intereses de Francia en la región?


El cierre de la brecha ilegal abierta por el ocupante marroquí en el muro de separación el 2001, no solo se convirtió en una vía por la que se canalizan los recursos saharauis expoliados ilegalmente, sino también a otras actividades comerciales protagonizadas por actores económicos franceses.


De esta forma, la brecha ilegal en la frontera sur de la RASD con Mauritania, se considera el único nexo de Marruecos y las empresas foráneas afincadas en el con el espacio subsahriano, particularmente la vertiente occidental del continente, Mauritania, Senegal, Gambia, Malí y Costa de Marfil, entre otros.


No obstante, la brecha ilegal no solo se usa para las empresas públicas y privadas del ocupante marroquí, sino que por las empresas francesas que se han instalado en Marruecos recientemente en el marco del plan de deslocalización para abaratar los costes de producción.


Así, en Marruecos se instalaron múltiples empresas francesas, cuyo objetivo es conquistar el mercado africano con mercancías de distinta índole, para competir con nuevos actores económicos en el continente como China y Rusia.


Dichas empresas, respaldadas por el Gobierno francés, aprovechan las relaciones con Marruecos y su ocupación del Sahara Occidental para mejorar su posición en el terreno, especialmente en lo que tiene que ver con las opciones de transportar a las mercancías a los mercados africanos vía la brecha ilegal en Guergarat, en vez de optar por el transporte marítimos por los elevados precios de los seguros, así como la lentitud de entrega.


Fuentes conocedoras de los principales proveedores de los mercados africanos, confirman a El Portal Diplomático que la mayoría son francesas afincadas en Marruecos para aprovechar su ubicación geográfica y la posibilidad de explotar su mano de obra sin sufrir consecuencias legales.


La misma fuente consultada por este medio, zanja que el cierre de Guergarat, no solo afecta a los intereses de Marruecos, sino que a Francia también, cuyas empresas se lucran de las miserias de los pueblos del Sahel, afirma el experto.

En este sebtido, continúa el experto, Marruecos es el primer destino de las inversiones francesas en el continente, así como que Francia es el mayor proveedor y protector del reino. Se estima que hay más de 700 empresas francesas en Marruecos que emplean a 140 mil trabajadroes marroquíes.


De ahí, la tajante oposición de Francia dentro de Consejo de Seguridad de cualquier iniciativa que exige el cierre de la aludida brecha ilegal. Es decir, Francia es un actor implicado directamente en la batalla.

Spread the love