Opinión

Borrell, crecido ante Rusia y servil ante Marruecos

Si no se tratara de un asunto tan serio, resultaría hasta cómico ver al Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, tan gallito con Rusia y, en cambio, sumiso y servil ante Marruecos. El modo en que para defender su postura respecto al opositor ruso Alexei Navalni choca frontalmente con el modo en que evita condenar la ruptura del alto el fuego de Marruecos el pasado 13 de noviembre y su ocupación ilegal del Sáhara Occidental desde hace 46 años.

La historia de Borrell en la cuestión saharaui es una sucesión de despropósitos, de hipocresías y servidumbres al reino alauí, tanto desde la esfera pública como privada. En alguno de sus paréntesis en la política (2009-2010) se sumó a la larga lista de personalidades políticas que Abengoa acostumbra a fichar. La empresa sevillana, con fuertes lazos comerciales con Marruecos, incluso, en el Sáhara Occidental ilegalmente ocupado, lo fichó para su consejo de administración y para el consejo asesor internacional. Posteriormente, no está de más recordarlo, la venta de acciones de Abengoa por parte de Borrell aprovechándose de información privilegiada — fue un asunto muy sonado que a punto estuvo de hacer volar por los aires su candidatura al actual cargo europeo.

Como titular de Exteriores, el ahora Alto Representante de la UE para Política Exterior también ha hecho de las suyas, evidenciando su ‘cariño’ por Marruecos. Especialmente destacado, por su torpeza o cinismo (o ambas), fue el momento en el que , como territorio no descolonizado que es. Se oponía así, no sólo a lo establecido por el Derecho Internacional y los autos de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, sino al auto del que ahora es ministro del Interior y en 2014 magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, que estableció que  “las resoluciones aprobadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas, y los informes de su Secretario General, la Potencia Administradora del Sáhara Occidental sigue siendo España, aunque lo sea de iure pero no de facto hasta que finalice el periodo de la descolonización, tiene las obligaciones recogidas en los artículos 73 y 74 de la Carta de Naciones Unidas”.

Con estos antecedentes, no puede decirse que sorprenda que mientras con Rusia enarbola la bandera de la justicia y la libertad, con el Sáhara Occidental se escuda en las resoluciones de la ONU que desde hace tres décadas se incumplen, mientras Marruecos viola sistemáticamente los Derechos Humanos del pueblo saharaui y .

Borrell es uno de tantos personajes infames que manejan diferente rasero en función de determinados intereses, sin guiarse ni por principios, moral o justicia. Ni siquiera ahora, en plena guerra del Sáhara Occidental, es capaz de envalentonarse como con Rusia para evitar las barbaridades que está cometiendo Marruecos en los Territorios Ocupados. Y lo que todavía sabe peor, cuenta para ello con la complicidad de la inmensa mayoría de los medios de comunicación, que bloquean informativamente la cruda realidad.

Fuente: Público.

Spread the love